La mejor forma de cómo bajar de peso rápido no es otra que la de aprender correctamente a comer de una forma saludable.

Es importante conocer cómo los alimentos interactúan con nuestro organismo. Cómo se descomponen, en qué se descomponen y sobre todo cómo actúa nuestro cuerpo ante ellos.

A continuación te daremos unas pautas de alimentación para que tengas esos resultados esperados, que son los de eliminar rápidamente la grasa de nuestro cuerpo que nos sobra.

 

No comas azúcar

 

El azúcar es el causante de que tu cuerpo acumule la energía que no gastas en grasa. Es decir, que el exceso de grasa aparece porque ingieres azúcar.

Nosotros le llamamos azúcar pero nuestro cuerpo le llama glucosa. Por lo tanto cualquier alimento que tu cuerpo lo transforme en glucosa rápidamente, será el causante de la grasa que no queremos que esté ahí.

Y esto sucede porque tenemos una hormona llamada insulina que es la encargada de recoger la glucosa que nos sobra en nuestro cuerpo y convertirla en depósitos de grasa. Es un mecanismo un poco más complejo, pero se origina por el exceso de glucosa.

 

Come grasa para eliminar grasa

 

La grasa es clave para el funcionamiento de nuestras células, de nuestro organismo. Sin ella no podríamos vivir.

La grasa que comemos la utilizamos como energía y no se va a depositar en forma de grasa en nuestro cuerpo porque eso lo hace la insulina por el exceso de azúcar, como hemos dicho más arriba.

Por lo tanto, come más grasas y baja el consumo de carbohidratos refinados. Que tus carbohidratos provengan de vegetales y verduras y no de cereales. De esta forma mantendrás bajos los niveles de insulina y permitirás que tu cuerpo se alimente de tus grasas acumuladas cuando necesita energía. De esa forma se romperá el ciclo de uso inmediato de glucosa a través de su ingesta continuada, como forma de obtención de energía.

Si la insulina está baja, tu cuerpo podrá realizar la lipólisis, que es la acción de “quemar” grasas. Ya que si está presente la insulina impide que otras hormonas (glucagón) realicen esta acción de “quema” de grasa.

 

Haz dos o tres comidas al día

 

Está estudiado que haciendo pocas comidas al días, cuando tengas hambre real tu cuerpo va a equilibrarse y a controlar mejor la respuesta que tenga a la insulina y a la asimilación de nutrientes.

Procura que la última comida del día sea unas 16 horas antes de la primera comida del día siguiente, es decir, que si la última comida que realizas la haces a las 21 horas, la primera comida la realices a las 13 horas del día siguiente.

Haz esto durante unos 2 ó 3 días y verás los resultados.

 

No cuentes calorías, cuenta los gramos de azúcar que no te vas a comer

 

No cuentes calorías porque si te alimentas con mayor número de grasas, manteniendo el mismo número de proteínas y bajas el de hidratos de carbono, te darás cuenta que estarás saciado y no consumirás todas las calorías que antes sí hacías cuando te atiborrabas de carbohidratos y azúcar.

Las grasas y las protéinas son más saciantes que los hidratos de carbono refinados y azúcar, por lo tanto aunque intentes comer sin un tope máximo llegará un momento en que tu cuerpo se sentirá saciado antes de que te de tiempo a sobrepasar las las calorías que tu cuerpo necesita.

Si lo que quieres es adelgazar rápidamente, haz esto que te indicamos y verás que obtendrás los resultados que estabas esperando.

 

Consulta los estudios científicos en los que nos basamos para los artículos de la web.

 

¡Cualquier pregunta o duda, aquí nos tenéis!

 

Pin It on Pinterest