Seguimos con el experimento y ya llegamos al tercer día.

Si quieres revisar el comienzo del reto aquí tienes los enlaces:

Recordamos que se está realizando apoyado por un ayuno intermitente 16 x 8 y no se está realizando nada de ejercicio durante toda la semana.

Lo único que se está haciendo como ejercicio es caminar en los desplazamientos, en lugar de coger el coche.

 

Respondiendo algunas dudas sobre el reto de cómo adelgazar en una semana

 

Otros compañeros se han animado a seguir el reto y lo están realizando al mismo tiempo, me han pasado algunas dudas y a continuación las respondo aquí para que sirvan a todos.

 

Estoy siguiendo el reto pero me duele la cabeza, ¿lo estoy haciendo mal?

 

Sobre el dolor de cabeza es normal, sobre todo en los primeros días. Porque estás sintiendo algo similar a los efectos de un síndrome de abstinencia.

Ten en cuenta que el azúcar es un producto muy adictivo y al reducirlo o eliminarlo tu cuerpo va a reaccionar de forma natural a una adicción que tenías. Sí, asúmelo, estabas enganchado a esa droga blanca llamada azúcar, y no lo sabías.

Por lo tanto las molestias en la cabeza y la sensación de sequedad en la boca es habitual. Por lo tanto aumenta más en consumo de agua y también aumenta el consumo de sal en tus dietas. La sal no es adictiva y no te va a provocar un accidente cardiovascular, ni es adictiva, pero el azúcar sí es adictiva y sí te puede provocar un accidente cardiovascular, tenlo presente.

De todas formas, si crees que el dolor de cabeza es muy intenso y continuado, y si después de tomar sal y beber agua no se te va, deja de realizar los ayunos, disminuye los tiempos del ayuno. Porque quizá tu cuerpo te está generando una mayor ansiedad y tu adicción era más intensa de lo que esperabas.

Por ejemplo, en mi tercer día ya no tengo molestias en la cabeza y me noto con más energía, ya que en los dos días anteriores me notaba como más cansado y con un leve dolor de cabeza.

 

En lugar de bajar de peso, he subido de peso

 

Principalmente se deba a algo muy común cuando te encuentras en un proceso de bajada de peso. El músculo pesa más que la grasa.

Esto lo explicaremos de forma más extensa al terminar el experimento pero brevemente, cuando estamos bajando de peso limitándonos únicamente a un cambio de nuestra alimentación y sin hacer ejercicio, nuestro cuerpo empieza a aprender a que tiene que obtener energía del almacenamiento de grasa que tiene, porque no existe glucosa en el torrente sanguíneo ni tampoco está presente la insulina. En ese caso el cuerpo comienza a consumir nuestras propias grasas.

Si estamos realizando ejercicio en estos días, entra una nueva variable, que es la de la creación de músculo, por lo tanto, al mismo tiempo se elimina grasa por el incremento de la necesidad que tiene el cuerpo de consumir energía, aumentado por el ejercicio físico. Esto demandará más energía, más grasa acumulada a consumir, pero también el músculo que estaba flácido empieza a crecer y por tanto aumentamos de peso.

El volumen de un kilogramos de grasa es mucho mayor que el volumen que ocupa un kilogramo de músculo.

No te asustes si en estos días estás haciendo ejercicio y ves que tu peso sube, seguramente donde notarás que estás eliminando grasas es en la ropa, ya que el contorno de tu cuerpo está disminuyendo.

 

Análisis del tercer día del experimento de bajada de peso en 1 semana

 

El día 2 realizamos nuestra última comida a las 20:00 horas, para cumplir con el protocolo del ayuno intermitente 16 x 8 tendríamos que empezar a comer a las 12:00 horas del día 3, para que sumen las 16 horas de ayuno. En esta ocasión lo alargamos dos horas más, es decir, comenzamos a comer a las 14:00 horas porque no teníamos hambre.

Podríais pensar que nos habíamos despertado tarde, pero no, nuestra jornada laboral empieza muy pronto y a las 6:00 horas ya estábamos activos.

Durante la mañana, recién levantados nos tomamos dos vasos de agua y un café espresso o expreso, como gustéis decirle. Continuamos la mañana con más agua, cafés y un té, hasta las 14:00 horas que nos pusimos a comer.

 

La primera comida del día 3

 

La realizamos a las 14:00 horas y fue muy esperada porque con los fríos del invierno apetecía mucho:

  • Cocido de garbanzos con verduras, sin patatas. Eso sí, con una suculenta «pringá» compuesta por tocino, ternera, jamón y pollo.
  • Ensalada de tomate con pimientos y cebolleta.

Somos conscientes que las legumbres, en este caso los garbanzos y las judías verdes, tienen el índice glucémico alto, por lo que podría hacer subir la insulina, pero al comerlo con sus pieles y al llevar la ensalada vinagre, unido a la fibra de las verduras, podría ralentizar la metabolización de esos carbohidratos.

 

Segunda y última comida del día 3

 

Esta comida la realizamos un poco forzados a comer algo, y no deberíamos haberla comido porque no se debe forzar. Tenemos que comer únicamente cuando tengamos hambre, pero como hemos puesto unas pautas a seguir en este experimento y una de ellas es la del ayuno intermitente 16 x 8, teníamos que comer alguna cosa para respetarlo. Por lo tanto:

  • Una tortilla con chorizo picante de León y queso añejo

Parecerá mucho para querer comer, jajaja. Pero aunque no se tenga hambre, ante tal manjar uno no se puede resistir, jejeje.

Esta última comida la realizamos a las 21:00 horas.

 

¿Cuál es el peso del tercer día?

 

Como ya sabéis comenzamos el experimento con un peso de 86,5 kilogramos, (consulta el comienzo del experimento), y la evolución ha sido la siguiente, hasta ahora:

  • Peso al inicio es de 86,5 kilogramos.
  • Peso del día 1 es de 86,1 kilogramos.
  • Peso del día 2 es de 85,5 kilogramos.
  • Peso del día 3 es de 84,7 kilogramos.

Tercer día del experimento de adelgazar en una semana - Peso

La pérdida de peso acumulada en estos 3 días es de 1 kilogramo y 800 gramos. No todas las personas pierden lo mismo, depende de muchos factores y sobre todo del metabolismo de cada cuerpo.

Lo importante no es la cantidad de lo que se pierde sino la calidad en la que empieza a vivir nuestro cuerpo y nuestra mente. Porque comenzamos a sentirnos menos inflamados y con más energía, y eso nos reconforta, nos fortalece.

 

Consulta nuestro apoyo científico en diferentes publicaciones.

 

Seguimos con el reto y a por el cuarto día.

 

Deja tus consultas o dudas en los comentarios.

 

Pin It on Pinterest